La eliminación del impuesto de sucesiones

El impuesto de sucesiones es un impuesto complementario al de la Renta de las Personas Físicas y grava de manera directa la transmisión de derechos o bienes entre personas físicas en vida o después de su muerte. Además, se trata de un impuesto progresivo lo que quiere decir que según aumenta la cuantía del derecho o del bien más hay que pagar al final. Y esto va a depender mucho de la Comunidad Autónoma en la que te encuentres. Para resolver tus dudas, en nuestra asesoría jurídica en Elche nuestros profesionales en temas de sucesiones estarán encantados de atenderte. Mientras tanto te comentamos dónde se aplica este impuesto y dónde no.

Comunidades Autónomas, ¿cuáles lo aplican y cuáles no?

Todas las comunidades, excepto País Vasco y Navarra tienen que aplicarlo. Pero lo cierto es que algunas han optado por ofrecer una bonificación del 99%, es decir que prácticamente lo han suprimido pues el donatario solo tendrá que pagar un 1% del importe final del tributo. Castilla y León ha sido la última comunidad autónoma en sumarse a esta bonificación, pero antes ya se aplicaba en Madrid, Andalucía, Canarias, Murcia y Cantabria. En el resto de las comunidades se exige un % diferente cada vez que alguien hereda.

Antes de que Castilla y León se sumase a la lista de las comunidades que bonifican el 99% del impuesto, era una de las que más se pagaba por el mismo junto con Extremadura. Les seguía Aragón, Asturias y después la Comunidad Valenciana.

Como se puede comprobar, existe una gran disparidad en torno a este impuesto dentro del territorio español, ya que cada comunidad puede modularlo a su antojo. Algo que por otra parte sucede en con el resto de los tributos e impuestos en España. Por este motivo, son muchos los expertos que aseguran que es necesario una armonización de todos los impuestos que existen en este país.