Blog

Volver al blog
Consejos simples para hacer la declaración de la renta

La declaración de la renta se ha convertido en una de las principales razones por las cuales son muchos los trabajadores por cuenta ajena y autónomos que solicitan los servicios de una asesoría laboral en Elche. Si bien es cierto es recomendable contar con la ayuda de una empresa especializada en esta temática, también está la posibilidad de hacer la declaración de la renta por nuestra cuenta y para ello es conveniente tener en cuenta una serie de consejos que vamos a tratar a continuación. ¿Te los vas a perder?

¿Cómo hacer la declaración de la renta?

Uno de los consejos más útiles es hacer la declaración de la renta a través de internet, es decir, de forma “online”. Se trata de la forma más rápida y sencilla de llevar a cabo este proceso dado que la aplicación es intuitiva y simple. Además, los datos de borrador que nos propone este formato suelen ser siempre correctos.

El principal problema de hacer la declaración de la renta por nuestra cuenta y riesgo es que son muchos los datos que no aparecen en el borrador, como por ejemplo las cuotas sindicales, las deducciones por maternidad o el descuento por familia monoparental, siendo estas situaciones muy habituales y comunes que tendremos que tratar de forma personalizada. Además, los planes de pensiones tampoco suelen aparecer en el borrador, por lo que es evidente que no siempre es recomendable hacer la declaración y si que es conveniente confiar en una empresa que se dedica a ello.

¿Qué es un despido improcedente?

El despido improcedente sucede en aquellas situaciones en las que la empresa decide despedir a uno de sus empleados antes de que venza el contrato y sin un motivo o causa justificada. La asesoría laboral en Elche señala al trabajador cómo puede actuar en caso de sufrir un despido de este tipo.

Procedimiento a seguir por el trabajador despedido

Cuando un empleado es despedido y no considera que haya motivos justificables para que la empresa prescinda de él, es necesario que a la hora de firmar la comunicación del despido aparezca al lado de la firma un “no conforme”. Solo de esta manera, el trabajador podrá llevar a cabo futuras reclamaciones.

El primer paso que tendrá que hacer el trabajador despedido es presentar una papeleta de conciliación en la magistratura laboral. Este proceso se realiza para intentar llegar a un acuerdo entre el empleado y la empresa y así no tener que recurrir a la vía judicial.

Previamente, la empresa tendrá que haber explicado de forma explícita en la carta de despido y en el acto de conciliación los motivos o las causas por las cuales ha despedido al trabajador.

Sea cual sea el proceso que se lleve a cabo, el trabajador tendrá que demostrar que los motivos o las causas que esgrime la empresa para despedirlo no se ajustan a la realidad. Para ello, podrá contar con la ayuda de la asesoría laboral en elche, la cual aconsejará en todo momento al trabajador sobre los pasos a seguir.

¿Qué tipos de facturas hay?

En nuestra asesoría laboral en Elche ayudamos a muchos trabajadores autónomos, ya que en sus inicios suelen tener muchas dudas sobre la realización de facturas, por lo que nos hemos motivado a escribir un artículo haciendo una clasificación de las diferentes facturas que existen, además de señalar cuando es el momento de usar cada una.

Tipos de facturas

  • Factura ordinaria: Es la que se usa de forma habitual, incluye tanto los datos fiscales del cliente como de la empresa, además el IVA debe ir desglosado y se deben numerar de manera consecutiva.
  • Factura rectificativa: Se emite cuando se emite una factura ordinaria pero nos hemos equivocado en algo, por ejemplo, porque se nos olvida añadir algún producto o realizar un descuento. Este tipo de facturas pueden realizarse siempre que no hayan pasado más de cuatro años desde que se haya emitido la factura ordinaria. Se debe indicar que es una factura rectificativa, el motivo de la rectificación y el nuevo importe.
  • Factura recapitulativa: Es aquella factura que en un único documento recoge varias transacciones de un mismo cliente realizadas en distintas fechas pero en un mismo mes natural.
  • Factura simplificada: Es una factura que no incluye todos los datos que solicita la ley. Por ejemplo, los tickets de compra que nos dan en el supermercado son considerados un tipo de factura simplificada. En este tipo de facturas no es necesario añadir los datos del cliente y se pueden emitir cuando la compra es inferior a 3000 euros.
  • Factura proforma: Se trata de un tipo de factura que no es válida a nivel contable, por tanto, no hace falta numerarla ni sellarla, pero sí debe añadir la palabra “proforma”, para identificar que se trata de este tipo de factura. Se usan para hacer presupuestos.

Lo que debes saber sobre las horas extraordinarias

Contar con una asesoría laboral en Elche puede ser esencial cuando entran nuevas normativas legales, como por ejemplo la nueva normativa que obliga a las empresas a registrar el horario de sus empleados, con el objetivo de que se controlen las horas extraordinarias y que éstas sean compensadas, pero… ¿qué sabemos sobre las horas extraordinarias?

Definición

Las horas extraordinarias no son más que aquellas horas de trabajo que se realizan fuera de la jornada de trabajo ordinaria que está fijada en el contrato.

Cabe destacar que las horas extraordinarias deben ser realizadas voluntariamente por el trabajador a excepción de que se haya realizado un acuerdo determinado, definido en el contrato o en el convenio colectivo, que, en ese caso, ya no se trataría de algo voluntario.

Marcando límites

Hay una serie de límites y prohibiciones en relación a las horas extraordinarias. Por ejemplo, según la ley está prohibido que realicen horas extraordinarias:
  • Personas menores de edad
  • Trabajadores con contrato de tiempo parcial, salvo en casos de prevención, de reparación de siniestros o de otros daños urgentes.
  • Trabajadores en horario nocturno o en trabajos por turnos, salvo en casos de prevención, de reparación de siniestros o de otros daños urgentes.
  • Personas que han sido contratadas en centros especiales de empleo que tienen algún tipo de discapacidad.
Por otro lado, aunque el resto de trabajadores sí pueden hacer horas extraordinarias, hay un límite máximo: no se pueden sobrepasar las ochenta horas anuales, horas que se podrían llegar a reducir a través de la negociación colectiva o en el contrato, pero nunca es posible su ampliación.

Exención del IRPF en caso de producirse un despido

Una de las funciones que tiene una asesoría laboral en Elche es, como su propio nombre indica, asesorar, informar sobre todo lo que puede interesar tanto a empresas como a trabajadores o profesionales autónomos, entre otros. En este artículo queremos hablaros acerca de la exención del IRPF en caso de despido.

Excepciones que no tributarían en el IRPF

Normalmente, la indemnización por despido puede ser considerada como rendimiento de trabajo, razón por lo que tributaría en el IRPF dado que se trata de un ingreso más del trabajador derivada de su relación laboral, aunque hay diferentes excepciones. Las indemnizaciones derivadas del despido disciplinario y/o despido objetivo tendrán un límite relativo establecido a través de un tope máximo de cantidad a cobrar.

Entre ellos se encuentra el despido disciplinario. En este caso, si se reconoce que el despido es improcedente, el trabajador tendrá derecho a 33 días por año trabajado con un límite máximo de 24 mensualidades. Si el despido es objetivo, la empresa tiene que dar una indemnización de 20 días por año trabajado con un tope máximo de 12 mensualidades.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el artículo 7 (apartado e) de la LIRPF, indica que toda indemnización por despido disciplinario u objetivo y cumpliendo con lo establecido en la reforma laboral de 2012 y cuya cuantía no exceda del límite absoluto de 180.000 euros, estará exenta siempre y cuando se declare la improcedencia del despido ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) o por los Tribunales de Justicia.

La exención de tributación no se aplica cuando el despido se deba a un Expediente de Regulación de Empleo aprobado ni tampoco para el resto de indemnizaciones correspondientes a la finalización de los contratos temporales.