Blog

Volver al blog
¿Qué es el SMAC?

Entre los servicios que ofrecen las asesorías en Elche se encuentra la asistencia y representación ante el SMAC. El SMAC es el Servicio de Mediación Arbitraje y Conciliación para la resolución de conflictos laborales.

Este servicio nació con el objetivo de mediar entre los trabajadores y las empresas en los casos de despidos. Si las partes llegan a un acuerdo a través del SMAC se evitan el gasto económico y la pérdida de tiempo que implican los procesos judiciales.

¿Cómo funciona el SMAC?

Las leyes de procedimiento laboral han determinado que para iniciar un proceso judicial relacionado con un despido es requisito indispensable pasar antes por el servicio de mediación y conciliación del SMAC.

El procedimiento de conciliación ante el SMAC se inicia con la presentación de un documento conocido como “papeleta de conciliación”. Este documento debe quedar registrado en el SMAC antes de los 20 días siguientes a la fecha del despido o la sanción emitida por la empresa.

Esta documentación genera un encuentro al que debe acudir el trabajador y un representante de la empresa para intentar llegar a un acuerdo que satisfaga a las dos partes. Los servicios de mediación ofrecerán posibilidades que puedan interesar a las partes con la misión de evitar llevar el proceso a los tribunales.

Resoluciones en el SMAC

Después de la mediación del SMAC en el proceso de litigio entre la empresa y el trabajador pueden presentarse tres escenarios. Si las dos partes llegan a un acuerdo se genera un acta de conciliación con valor ejecutivo.

Si la empresa decide no presentarse, el acto se cierra como un intento sin efecto y el trabajador puede continuar con el proceso ante los juzgados. Si ninguna de las dos partes se presenta al acto se declara una celebración sin avenencia.

¿Un autónomo necesita una asesoría?

El hecho de trabajar por cuenta propia requiere de realizar algunas gestiones con la Administración. Contar con el trabajo de las asesorías en Elche puede ser de gran ayuda, pero… ¿un autónomo necesita una asesoría?

El autónomo puede elegir si contar con asesoría o no

Hay muchos autónomos que prefieren ser ellos quienes lleven las gestiones fiscales, contables y laborales, aunque a la mayoría les resulta mucho mejor contar con un asesor fiscal profesional. Todo depende de la habilidad existente por parte del autónomo en el pago de impuestos, así como los sistemas informáticos y otras gestiones obligatorias.

Como profesionales, una asesoría fiscal, laboral y contable podrá hacer ganar mucha tranquilidad a los profesionales independientes, aunque hay grupos específicos que son los que más lo requieren. Entre ellos, destacan:
  • Autónomos que dan trabajo a otras personas. Esta clase de trabajadores autónomos son los que tienen más complejidad que la de un autónomo independiente. En este caso, contar con profesionales del sector de la asesoría es vital para poder hacer que todo vaya correctamente.
  • Aquellos autónomos que no cuenten ni con los conocimientos adecuados ni con el tiempo suficiente para estar al día en cuanto a sus obligaciones relacionadas con la Administración.
  • Autónomos agrarios, que son quienes cotizan en un régimen especial conocido como SETA (Sistema Especial para Trabajadores por cuenta propia y Agrarios) con particularidades específicas.
  • Autónomos societarios y administradores. En este caso, como socios de una empresa, tienen unas características especiales, las cuales se diferencian del autónomo medio.

¿Y si no hemos recibido la devolución de la Renta?

Contar con la ayuda de asesorías en Elche es una gran ventaja para muchas personas, sobre todo en todo lo relacionado con los trámites con la Seguridad Social, Hacienda y muchos otros organismos oficiales. En este artículo vamos a hablar de lo que pasa si no se ha recibido la devolución de la renta aunque nos haya saludo a devolver.

¿Y si no llega la devolución de la Renta?

Normalmente, muchos de los contribuyentes tienen un resultado a devolver a la hora de declarar el IRPF. Este dinero suele llegar en muy pocos meses, pero... ¿qué hay que hacer si Hacienda tarda más de la cuenta?

En caso de que tarde más tiempo de lo debido y no se ha ingresado el dinero en un tiempo prudencial, lo que debe hacer es, además de devolverlo, influir los intereses de demora por compensación por el retraso a la hora de realizar el pago, siempre de manera proporcional y avisando al contribuyente mediante una nota donde se explique la situación.

Los intereses de demora son aprobados en la Ley de Presupuestos Generales del Estado y ronda el 3,75%. En este caso, hay que decir que la devolución se lleva a cabo mediante transferencia bancaria o pago por cheque cruzado o nominativo en caso de que haya sido autorizado previamente.

Es importante recordar que no todas las declaraciones de la Renta son iguales. De hecho, Hacienda, tras revisar cada caso, puede alegar que no se tenga derecho a determinadas deducciones, aunque se puede recurrir. Independientemente de cuál sea el caso, lo mejor es estar asesorado correctamente.

¿Una empresa debe pagar a los becarios?

Dentro de las muchas dudas que se plantean en las asesorías en Elche se encuentran aquellas relacionadas con los becarios. Entre esas dudas se encuentra si una empresa debe pagar o no a los becarios que estén haciendo prácticas con ellos. En este artículo os vamos a responder a esa duda.

¿Se debe pagar a los becarios?

Cuando se habla de becarios hay que ser claro, no se trata de alguien que se encuentre en etapa de prueba como algunas personas podrían llegar a pensar. Se trata de un estudiante que se encuentra realizando prácticas en una empresa, independientemente de si esta es pública o privada.

Para que una empresa pueda incorporar a un becario a su plantilla para que realice prácticas, es necesaria la firma de un convenio de cooperación educativa con la universidad o centro de estudios. Ante este caso hay que decir que no existe una relación laboral y no hay un contrato de trabajo en prácticas.

Por esa razón, las empresas no se ven obligadas a abonar ningún salario al becario, aunque puede llegarse a un acuerdo con el centro de estudio para abonar un precio por hora para ayudar al estudiante, pero no es obligatorio. En caso de que se acuerde este pago (pudiendo ser para dieta o desplazamiento) la empresa tiene que darlo de alto y cotizar por los tipos reducidos de contratos formativos.

Es necesario recordar que si después de las prácticas el becario pasa a formar parte de la plantilla de la empresa con contrato de trabajo, el tiempo de prácticas no computa como antigüedad ni tampoco le eximirá para que tenga que superar el periodo de prueba.