Blog

¿Cuánto cuesta realmente contratar a un trabajador?

Nuestra asesoría contable en Elche es un gran apoyo para cualquier autónomo o empresario, ya que te ofrecemos nuestra experiencia y conocimientos para que puedas hacer crecer tu negocio sin que tengas que preocuparte por la tediosa parte de la contabilidad.

Con la nueva subida del salario mínimo, uno de los temas que más preocupan a aquellos empresarios que van a contratar a un trabajador es lo que realmente supone en gastos realizar este tipo de contratos. Hoy vamos a aclarar tus dudas.

¿Qué supone contratar a un trabajador?

Actualmente, el salario mínimo está fijado en 950€ mensuales, que se dividen en un total de 14 pagas, esto quiere decir que anualmente el trabajador debe percibir 13.300€, teniendo un salario diario de 31,66€.

Supongamos que quieres contratar a un trabajador por 1000€ al mes. Tu empresa tendría que pagar:

  • El 23,6% por contingencias comunes: 236€. 
  • El 0,6% por formación: 6€.
  • El 0,2% de FOGASA: 2€.
  • Cotización por desempleo, que sería del 5,5% en un contrato indefinido o el 6,7 si el contrato es temporal, es decir: 55€ o 67€ dependiendo del tipo de contrato, en nuestro ejemplo vamos a suponer que es un contrato indefinido.
  • Accidentes y enfermedad profesional. Dependiendo de la actividad el porcentaje oscila entre el 1,5% y el 6,7%, vamos a suponer que tenemos que pagar el 1,5%. Es decir 15€.
En total, el trabajador nos costará como empresarios 1.314€. Si necesitas ayuda para realizar una contratación, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte.

¿Qué ocurre si tengo un accidente laboral pero soy teletrabajador?

En nuestra asesoría fiscal en Elche ayudamos a muchísimas empresas y autónomos, quizá el próximo puedas ser tú. Mientras te decides a depositar tu confianza en nosotros, vamos a contar lo que ocurre cuando tienes un accidente laboral mientras trabajas a distancia.

Accidentes y teletrabajo

En la actualidad hay una gran tendencia por que las empresas tecnológicas permitan teletrabajar a sus empleados, de manera que puedan trabajar desde sus hogares y tener una mejor conciliación laboral y familiar, lo que hace que sea difícil poder cumplir el artículo 14 que se recoge en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, donde nos indican que es el empresario quien debe garantizar la seguridad laboral de sus trabajadores. Por tanto, ante un accidente, se puede dar lugar a problemas, ya que no se puede determinar que lesión se produce en el lugar de trabajo ni en horario laboral.

No se trata de una situación de fácil solución. En el caso de que se produzca un accidente durante el trabajo llevado a cabo en la casa del teletrabajador, es importante tener pruebas que garanticen que realmente se estaba en horario de trabajo y que el accidente tiene relación con el desempeño laboral. Por ejemplo, se pueden usar como pruebas los registros de conexión a ordenadores o cualquier otra prueba que evidencie lo ocurrido.

Por otra parte, si el trabajador lo desea puede solicitar visitas de inspección. Es importante también que el teletrabajador facilite en la medida de lo posible al empresario a que garantice de algún modo la seguridad del teletrabajador. En caso de que no se le permita, es posible que el empresario desee dejar constancia de que no le ha sido posible efectuar una revisión o una evaluación de la seguridad, por ejemplo, porque el teletrabajador no le deja entrar en su domicilio.

¿Cuándo y por qué acudir a una asesoría contable?

Cuando te iniciamos en un negocio y surgen actividades que no puedes gestionar por ti mismo, ni tienes tiempo para tramitar tanto papeleo, una buena asesoría podría serte de gran utilidad. Nuestra asesoría contable en Elche te ayudará a quitarte ese peso de encima y, para que consideres solicitar nuestros servicios, te contamos cuándo y por qué acudir a una asesoría contable.

Razones por las que acudir a una asesoría

  • Te ayudan a solucionar conflictos laborales, despidos y otras situaciones difíciles.
  • Llevan el control de las acciones tributarias por ti y te respaldan en caso de que ocurra alguna incidencia.
  • Además, tu tranquilidad será mayor al saber que un profesional se está encargando de temas tan delicados e importantes como la documentación de una empresa.
  • Te ayudarán a realizar planes de recursos humanos al tiempo que podrás garantizar la seguridad y la eficiencia de las tareas debido al proceso de externalización.
  • Podrás ahorrar mucho dinero, tiempo y esfuerzo.

¿Cuándo acudir a una asesoría?

  • Para los siguientes trámites, será de gran ayuda y utilidad que solicites los servicios de una asesoría:
  • Elaborar y firmar contratos de trabajo para ti y tus trabajadores, así como contratos entre las partes en caso de alquiler.
  • Realizar gestiones en la Seguridad Social.
  • Establecer los salarios de tus empleados.
  • Fijar las cuotas del IRPF y los tipos impositivos.
  • Redactar los informes sobre cotizaciones.
Para no pasar nada por alto y tener problemas serios, deja que unos buenos profesionales te asesoren.

Qué es un accidente laboral

Ante cualquier problema en tu empresa a nivel fiscal, lo mejor es contar con una asesoría fiscal en Elche que te ayude y te asesore en todo momento, hoy vamos a hablar de un tema que suele traer muchas dudas: los accidentes laborales.

Lo que necesitas saber sobre los accidentes laborales

Cuando se habla de accidente laboral, lo relacionamos con aquel que padece un trabajador al ir o bien regresar del sitio de su sitio de trabajo. Esta definición que a simple vista es fácil de comprender, en la práctica es más compleja.

Es necesario estudiar cada caso par determinar si un accidente es considerado como laboral o no.

Lo que hay que tener en consideración es que debe existir una conexión entre el domicilio del trabajador, el sitio del trabajo, y el recorrido, que es lo que une a los dos.

Ha quedado probado que no es exactamente lo mismo tropezar y caer en el propio portal del edificio, que, por ejemplo, en el patio. Esto es así porque, si caes en el portal del edificio donde vives mientras estás de camino al trabajo, podría ser considerado como accidente laboral, ya que se ha salido del domicilio y se está efectuando el emplazamiento al sitio de trabajo.

Si, en cambio, se generan interrupciones en el horario laboral por una cita con el médico o bien otras gestiones, ya no se consideraría accidente laboral. Y es que, una de las condiciones a fin de que los accidentes sean considerados o bien no laborales, es que los recorridos de ida y vuelta del trabajo no tengan interrupción alguna.

¿Qué tipos de facturas hay?

En nuestra asesoría laboral en Elche ayudamos a muchos trabajadores autónomos, ya que en sus inicios suelen tener muchas dudas sobre la realización de facturas, por lo que nos hemos motivado a escribir un artículo haciendo una clasificación de las diferentes facturas que existen, además de señalar cuando es el momento de usar cada una.

Tipos de facturas

  • Factura ordinaria: Es la que se usa de forma habitual, incluye tanto los datos fiscales del cliente como de la empresa, además el IVA debe ir desglosado y se deben numerar de manera consecutiva.
  • Factura rectificativa: Se emite cuando se emite una factura ordinaria pero nos hemos equivocado en algo, por ejemplo, porque se nos olvida añadir algún producto o realizar un descuento. Este tipo de facturas pueden realizarse siempre que no hayan pasado más de cuatro años desde que se haya emitido la factura ordinaria. Se debe indicar que es una factura rectificativa, el motivo de la rectificación y el nuevo importe.
  • Factura recapitulativa: Es aquella factura que en un único documento recoge varias transacciones de un mismo cliente realizadas en distintas fechas pero en un mismo mes natural.
  • Factura simplificada: Es una factura que no incluye todos los datos que solicita la ley. Por ejemplo, los tickets de compra que nos dan en el supermercado son considerados un tipo de factura simplificada. En este tipo de facturas no es necesario añadir los datos del cliente y se pueden emitir cuando la compra es inferior a 3000 euros.
  • Factura proforma: Se trata de un tipo de factura que no es válida a nivel contable, por tanto, no hace falta numerarla ni sellarla, pero sí debe añadir la palabra “proforma”, para identificar que se trata de este tipo de factura. Se usan para hacer presupuestos.