Blog

Volver al blog
La eliminación del impuesto de sucesiones

El impuesto de sucesiones es un impuesto complementario al de la Renta de las Personas Físicas y grava de manera directa la transmisión de derechos o bienes entre personas físicas en vida o después de su muerte. Además, se trata de un impuesto progresivo lo que quiere decir que según aumenta la cuantía del derecho o del bien más hay que pagar al final. Y esto va a depender mucho de la Comunidad Autónoma en la que te encuentres. Para resolver tus dudas, en nuestra asesoría jurídica en Elche nuestros profesionales en temas de sucesiones estarán encantados de atenderte. Mientras tanto te comentamos dónde se aplica este impuesto y dónde no.

Comunidades Autónomas, ¿cuáles lo aplican y cuáles no?

Todas las comunidades, excepto País Vasco y Navarra tienen que aplicarlo. Pero lo cierto es que algunas han optado por ofrecer una bonificación del 99%, es decir que prácticamente lo han suprimido pues el donatario solo tendrá que pagar un 1% del importe final del tributo. Castilla y León ha sido la última comunidad autónoma en sumarse a esta bonificación, pero antes ya se aplicaba en Madrid, Andalucía, Canarias, Murcia y Cantabria. En el resto de las comunidades se exige un % diferente cada vez que alguien hereda.

Antes de que Castilla y León se sumase a la lista de las comunidades que bonifican el 99% del impuesto, era una de las que más se pagaba por el mismo junto con Extremadura. Les seguía Aragón, Asturias y después la Comunidad Valenciana.

Como se puede comprobar, existe una gran disparidad en torno a este impuesto dentro del territorio español, ya que cada comunidad puede modularlo a su antojo. Algo que por otra parte sucede en con el resto de los tributos e impuestos en España. Por este motivo, son muchos los expertos que aseguran que es necesario una armonización de todos los impuestos que existen en este país.

Razones para querer a tu asesor

Los profesionales de una asesoría jurídica en Elche son uno de los mejores aliados para cualquier clase de negocio o actividad realizada por profesionales autónomos. Su precio es ajustado y la cantidad de servicios que ofrecen se convierte en indispensable hoy en día, en un momento en el que las cosas pueden cambiar de la noche a la mañana.

Algunas razones por las que querer a tu asesoría

Un buen asesor no falla en los momentos en los que se le necesita. Un trabajo como este siempre está al pie del cañón y del lado de todos los clientes. Además, será indispensable cuando haya que realizar las diferentes gestiones para estar al día con Hacienda, Seguridad Social y los demás impuestos existentes.

Además, siempre están al tanto de los últimos cambios en cuanto a leyes y normativas laborales, por lo que siempre tendrán respuesta a esa duda que podamos tener en cualquier momento. Podrán ayudar con los entresijos de la normativa laboral y los elementos tributarios entre otros aspectos de gran importancia.

Son la mejor guía para la optimización de los costes de la empresa. Esto es una gran ventaja dado que los asesores trabajan con un gran número de clientes diferentes y saben bien dónde pueden ser recortados los gastos y repercutir de forma positiva en el balance de cualquier empresa o profesional autónomo.

No hay que olvidarse que también tienen la suficiente capacidad para analizar cualquier situación y riesgo, proporcionando la mejor ayuda y ayudando a crear un correcto plan de negocio que se adapte a las necesidades que se pudieran tener.

Qué es el FOGASA y cómo funciona

En una asesoría jurídica en Elche, una de las funciones que se tienen muy presentes es la de informar a todos sus clientes acerca de todo lo relacionado con su desempeño como asesoría. Una de las dudas que tienen muchas personas está relacionada con el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA).

Lo que hay que saber del FOGASA

El FOGASA es un organismo adscrito al Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Éste garantiza a los trabajadores la percepción de salarios o indemnizaciones por despido o incluso por extinción de la relación laboral que estén pendientes de pago debido a la insolvencia o un proceso concursal del empresario.

Hay que destacar que el FOGASA está financiado con dinero público y será quien se encargue de pagar la indemnización cuando el empresario no cumpla, aunque con ciertas condiciones. El montante máximo es de una anualidad, sin que el salario diario, como base de cálculo usada, pueda superar el doble del salario mínimo interprofesional que haya sido fijado por el Gobierno, donde se incluirá una parte proporcional de las pagas extraordinarias.

Por otro lado, no hay que olvidar que, en muchas ocasiones, el cierre de una empresa así como el despido de los trabajadores, va precedido por un impago de salarios. En este caso, el FOGASA también puede ayudar a los trabajadores para poder abonar los salarios pendientes de pago por insolvencia o concurso de acreedores en la empresa. En este caso, el máximo asumible es el equivalente a 120 días de trabajo.

¿Se puede denunciar a un vecino por hacer demasiado ruido?

En una asesoría jurídica en Elche se trabaja en muchos campos diferentes, como por ejemplo en el de las comunidades de vecinos, donde en más de una ocasión pueden llegar a producirse problemas que requieren de la intervención judicial para ser solucionados porque no se ha llegado a ninguna clase de acuerdo por parte de los propietarios y/o arrendatarios.

¿Qué hacer con los vecinos ruidosos?

Lo primero que hay que hacer es intentar solucionar el problema de forma pacífica con los vecinos causantes de los ruidos. Lo lógico es hablar con ellos de forma tranquila e intentar llegar a un acuerdo. En este caso, debe ser el Presidente de la comunidad o Administrador quien intente el diálogo.

En caso de que tras la charla los ruidos sigan igual o peor, se debe proceder a hacer una denuncia, pero solo si los ruidos se hacen fuera de las horas no permitidas. Es importante conocer que cada Ayuntamiento tiene su propia normativa en la que se establece el nivel de ruido (decibelios) máximo que se puede hacer en una vivienda.

Normalmente se permite hacer ruido desde las '08:00 hasta las 00:00h, aunque dependiendo de la localidad puede variar, pero siempre con un tope máximo de decibelios. En caso de que se sobrepasen, la policía municipal iría con un medidor de decibelios para probar que se está sobrepasando el nivel permitido.

Si el ruido sobrepasa los niveles legales y además es fuera de los horarios establecidos en la normativa local, se puede proceder a denunciar. Otra alternativa es presentar una reclamación vía administrativa ante el Ayuntamiento e interponer una demanda en la jurisdicción civil para poder exigir que el vecino cese de su conducta.

Reclamar deuda a sociedades liquidadas y disueltas

Contar con una asesoría jurídica en Elche es de gran ayuda, tanto para empresas como para particulares, sobre todo para casos como el que vamos a tratar en este artículo. ¿Es posible reclamar deudas a empresas liquidadas y disueltas?

¿Es posible reclamar estas deudas?

Hay muchas personas que desisten a la hora de reclamar dado que entienden que tras la desaparición de estas sociedades no se puede realizar ninguna clase de reclamación, incluso porque no pueden localizar a los socios.

La Ley de Sociedades de Capital, en su artículo 399 donde prevé la responsabilidad solidaria de los socios acerca de las deudas sociales no satisfechas hasta el límite de sus respectivas cuotas de liquidación en relación de pasivos sobrevenidos.

En una sentencia reciente del Tribunal Supremo, se confirmó que es posible dirigir una acción directa de reclamación frente a la sociedad, representada mediante su liquidador para conseguir el reconocimiento judicial del crédito, sin necesidad de exigir la anulación previa de cancelación y la reapertura de manera formal de la liquidación.

El TS entiende que la sociedad mercantil disuelta, liquidada e inscrita en el Registro Mercantil, mantiene la personalidad jurídica mientras existan o puedan existir o haber deudas que se deriven de las relaciones jurídicas o de actos de cualquier tipo que hayan sucedido durante el tiempo en el que la sociedad reclamó su actividad empresarial.

Por tanto, la desaparición definitiva de solamente se produciría cuando la sociedad no haya dejado acreedores insatisfechos, patrimonio sin repartir o socios sin pagar. Los liquidadores seguirán siéndolo y tendrán que seguir representando a la sociedad mientras haya obligaciones pendientes o sobrevenidas.